Golpe de calor en mascotas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

 

 

Acaba el verano pero seguro que seguimos con ganas de pasar tiempo al aire libre y realizar actividades con nuestras mascotas, sin embargo no debemos olvidar que todavía quedan días de calor y picos de temperaturas peligrosas para nuestros perros que pueden producir un golpe de calor a pesar de no estar en agosto.

Y, por si no conoces exactamente qué es un golpe de calor, por qué se producen, cómo prevenirlos y primeros auxilios…¡Te lo explicamos!

 

¿Qué es un golpe de calor?

golpe de calor es el aumento de temperatura corporal, por encima de los límites normales, sin que el cuerpo sea capaz de regularlo. A diferencia de nosotros, los perros no pueden sudar, y tienen un sistema de evaporación del calor reducido prácticamente al jadeo. Cuando las temperaturas son muy altas, el sistema de termorregulación es incapaz de luchar contra ellas, por lo que se “acumula” calor y comienzan a aparecer síntomas derivados de esto, como desorientación, apatía e incluso convulsiones.

 

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

  • Ten siempre agua disponible. Hoy en día tenemos un montón de alternativas (botellas, bebederos portátiles, fuentes públicas, etc.). Sé siempre previsor y lleva agua de más.
  • Evita las horas de mayor calor para hacer ejercicio. Aparte de las temperaturas más altas, el ejercicio también aumenta el calor corporal, por lo que estaríamos ante una combinación peligrosa.
  • Refréscale: puedes mojarle la zona de la nuca y las patitas, seguro que le encanta.
  • Busca zonas con sombra, para hacer descansos y para la hora de comer.
  • Nunca dejes a tu perro en el coche. Se produce un efecto invernadero que puede aumentar hasta 15 grados la temperatura ambiental. Estaríamos dejando a nuestro peludito en un pequeño horno.

 

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

medidas que podemos tomar nosotros en casa se resumen en bajar la temperatura corporal: para eso daremos baños de agua tibia o colocaremos toallas frías, prestando especial atención a las zonas de ingles y axilas, que es donde más fácil se pierde el calor. Aun así, aunque nuestro amiguito se recupere, es recomendable acudir de urgencia al veterinario, para que podamos corregir la deshidratación y controlar al animal en las horas decisivas.

 

que estas recomendaciones sean útiles para prevenir los temidos golpes de calor, sigue nuestro blog y descubre muchos más consejos prácticos sobre el mundo de las mascotas, gracias por leernos y… ¡Hasta el próximo artículo!

 

CVCastilla

CVCastilla

Leave a Replay

Cerrar menú